Tutoriales

El mejor complemento del verano

0:30


Un turbante: para la playa, la piscina, para ir de paseo al campo a la montaña, a una terracita de verano y porque sí. Yo no sé cómo se las arreglan las demás, pero mi pelo, y sobre todo mi amado flequillo, después de un baño en la playa, se convierten en una pequeña pesadilla. Y me refiero más a lo incómodo que se vuelve que a lo estético del asunto. Así que teniendo tela suficiente me animé a ponerle solución a esta situación tan veraniega, y ya que el resultado me ha parecido interesante, aquí os traigo el tutorial paso a paso para haceros un turbante de tela sencillo y muy práctico.

Lo práctico del turbante es sobre todo que no es necesario atar y desatar ni hacer números para colocarlos. Una goma es la solución perfecta para que sea lo más cómodo posible, ya que ese es el objetivo del turbante. Como sabréis, ahora están muy de moda otra vez los pañuelos anudados en la cabeza dejando las puntas hacia arriba, y como me gustaba esta idea hice el turbante basándome en este estilo. Ya os digo que buscaba sobre todo lo práctico, así que anudar no era una opción. 


Vamos entonces a ver cuáles son los materiales que he usado para hacer mi turbante:
• Tela
• Goma 
• Tijeras
• Hilo
• Metro
• Máquina de coser

Cortaremos 4 tiras iguales de tela. La medida de las tiras dependerá de lo larga que queráis la lazada, yo no la quería tampoco muy grande, como veis en la imagen. Corté aproximadamente unos 30cm de largo, contando además de la lazada con los márgenes de 1cm para la costura. A continuación, uniremos dos tiras de tela juntando los frentes, es decir, tendremos el revés de la tela en la parte exterior, como veis en la imagen siguiente. Coseremos con la máquina, dejando la base abierta, y terminando el otro extremo de la tira en forma de punta. Haremos lo mismo con las otras dos tiras de tela y recortamos lo que nos sobra de tela.

Una vez cosidas ambas partes, le daremos la vuelta por el lado que hemos dejado abierto sin coser y plancharemos para asentar las costuras. 


Colocaremos ahora las dos tiras de tela cosidas como vemos en la imagen superior derecha, en forma de cruz. Fruncimos como nos apetezca y le cosemos una pequeña tira de tela que habremos cosido previamente para mantener sujetas las dos partes. Aquí existe la alternativa de hacer directamente un nudo, pero para mi gusto los extremos quedaban demasiado levantados, así que opté por unir con otra tira. Eso sí, aquí hay que coser a mano y asegurarse de que queda bien cosido para que no se abra. 

Y ya por último nos quedaría poner una goma un poco ancha que coseremos en los extremos que habíamos dejado sin coser, por los que le dimos la vuelta a la tela. Hacemos un dobladillo y cosemos una tira o dos de goma de aproximadamente 10cm. Y ya tenemos listo nuestro turbante para que no se mueva ni un solo pelo de su sitio.