Material básico para trabajar a dos agujas • tricot

19:51


Si estáis pensando en empezar a tejer a dos agujas, o si estáis aprendiendo y estáis en pleno descubrimiento de todo el universo de agujas y lanas, quizás os interese conocer un poco más en profundidad cuáles son los materiales necesarios para aprender a tejer a dos agujas, a hacer tricot o a calcetar. En esta entrada os hablaré de las agujas y de las principales características. Al principio había pensado en hacer una sola entrada recopilatorio con diferentes materiales básicos, pero a medida que me he puesto a escribir sobre las agujas, me he dado cuenta que esto solo ya es una entrada enorme por los diferentes tipos de agujas. Así que habrá una segunda entrega con el resto de materiales para tejer en tricot.

Y es que las agujas son un verdadero mundo, no siempre es fácil decidir cuáles escoger cuando no tienes demasiada experiencia. Longitud, forma, material, grosor... Lo más importante, antes de entrar en materia, es practicar y descubrir a través de la experiencia cuáles son las agujas que mejor se adaptan a nuestra manera de tejer, porque cada persona teje de manera diferente y por lo tanto el material será más o menos adaptado al trabajo en función de nuestra forma de tejer.

Las agujas: tamaños.

Pero para tener una idea de por dónde empezar o por dónde continuar, si en vuestro caso ya habéis empezado a trabajar el punto derecho y punto revés, vamos a explorar el universo agujas de punto. En primer lugar las forma de las agujas. Básicamente tenemos dos tipos de agujas para el tricot: las agujas rectas y las agujas circulares. Dentro de estos dos tipos de agujas para tejer, encontraremos diferentes grosores y diferentes longitudes. El grosor de las agujas se marca por su diámetro, lo que tendremos que tener en cuenta en función de la lana que vayamos a trabajar. A mayor grosor de lana, mayor grosor de aguja. Por ejemplo, si el trabajo que vais a realizar es el algodón normal, como el de DMC Natura o similar, las agujas que debemos utilizar aproximadamente son de 3.00mm.

¿Por qué digo aproximadamente? Porque como os decía más arriba dependerá de la tensión con la que vosotras tejáis. Normalmente en los ovillos veréis que siempre viene indicado el número de agujas necesario, pondrá por ejemplo que el hilo o la lana es para tejer con agujas de 4.00mm o 4.5mm. Pues bien, en mi caso, para que veáis de qué hablo, suelo tejer un poco flojo, es decir que no aprieto mucho el tejido, así que para que el resultado de la labor no me quede demasiado flojo, trabajaré esa lana con las agujas del número 4.00mm. Compenso con el diámetro de las agujas mi manera de tejer. 

Si bien en el ejemplo os hablo del diámetro de la aguja en milímetros, debéis saber, o probablemente ya sabréis, que otros dos tipos de sistema para indicar la medida de la aguja: el inglés o UK y el estadounidense o US. E incluso os podéis encontrar otro más, si sois de buscar patrones por internet como yo, y es el sistema japonés. Pero no temáis queridas mías, por suerte La Maison Bisoux ha elaborado una magnífica tabla con todas toditas todas las equivalencias de agujas (tanto de tricot como de crochet). Una maravilla de tabla que yo tengo siempre como referencia porque no conseguiré nunca recordar las numeraciones. Os recomiendo que guardéis esta tabla como oro en paño. 

Además del diámetro de las agujas, también es importante conocer la longitud. Ojo a esto sobre todo si compráis por internet y fijaos siempre en la longitud. Hay varios largos de agujas, y aquí la elección la haremos en función de si el trabajo que vamos a realizar es grande y por lo tanto tendrá una gran cantidad de puntos o no. 

Las agujas: materiales.

Tres materiales: plástico, metal y bambú. Todos los materiales tienes sus ventajas y desventajas. Yo utilizo sobre todo las de metal y las de bambú. Las de plástico las usaba sobre todo al principio, cuando aprendí a calcetar. Son las más económicas, pero no me gusta trabajar con ellas desde que empecé a usar las agujas de metal y las de bambú, porque el punto se desliza mucho mejor en estos dos últimos materiales que en las de plástico. 

De las de metal me gusta que sean un poco pesadas y me encanta el tacto cuando estoy trabajando con ellas. Pero sobre todo las agujas de metal son geniales porque son de muy buena calidad, así que aunque sean más caras, esas agujas tejerán muchísimos puntos. Hace años que tengo unas de la marca Katia que me había dado mi madre, bueno que le había cogido a mi madre. Son de metal y de 5.00mm, están como nuevas, quizás alguna rozadura de chocar las agujas al tejer pero no me molesta en absoluto eso, porque son suaves y el punto se desliza muy suave. 

Las agujas de bambú son también muy ligeras para trabajar con ellas, pero ojo con escoger las de buena calidad, porque si no se corre el riesgo de que le salgan astillas y eso es lo peor del mundo porque se engancha la lana.

Agujas circulares Vs. Agujas rectas.

La principal diferencia es que las circulares se suelen usar para trabajos grandes, de muchos puntos, mientras que las rectas se suelen usar para trabajos medios o pequeños. También se diferencian en el tipo de trabajo; las circulares se usan para trabajos circulares como gorros o para algunas prendas de vestir como jerseys o cuellos, evitando así costuras. Con las agujas circulares el tejido queda unido y se trabaja en vueltas en círculo, mientras que las agujas rectas las vueltas son de ida y vuelta. Pero es cierto que mucha gente prefiere trabajar siempre con las agujas circulares sea cual sea el tamaño del trabajo y sin necesariamente hacer vueltas en círculo cerrado.

En mi opinión, ya no solo influye el tamaño a la hora de decidirse si realizar el trabajo con agujas circulares o agujas rectas. Cuando elijo un nuevo proyecto a dos agujas es el mismo trabajo que me hará decidir si usaré unas u otras; no importa que sea grande o pequeño, pero sí qué tipo de proyecto es. Por ejemplo, una prenda como una capota de bebé es un trabajo pequeño, sin embargo es un trabajo que para mi gusto es mucho mejor trabajarlo en agujas circulares porque se guarda mejor la forma del trabajo y es más fácil ver cómo va quedando al poner todos los puntos en el hilo de las agujas. 

Creo que lo más importante es que cuando tejamos nos sintamos cómodas, porque normalmente pasamos bastantes horas con las agujas. Así que lo ideal es probar materiales y tipos de agujas y ver cómo nos sentimos más cómodas. De todas formas en mi caso depende de varias cosas, a veces para el mismo tipo de trabajos utilizo las agujas rectas y otras las circulares. No descarto ninguna como podéis ver... 

No olvidemos las agujas de doble punta.

Muy importantes si queréis hacer un gorro con agujas circulares, porque para trabajar el gorro a partir de las disminuciones, os harán falta 5 agujas de doble punta de la misma medida que las agujas circulares. Pero si estáis empezando a tejer no os las recomiendo, mejor seguid practicando un poco más con las agujas rectas o circulares. Esperad a tener un poco más de práctica. No es difícil trabajar con las agujas de doble punta, pero al principio es un poco lío. Es bueno ir poco a poco y tener claro lo que hacemos y cómo lo hacemos, identificar el derecho y el revés de cada vuelta, identificar los tipos de puntos tejidos o saber contar el número de vueltas trabajados.

¿Tenéis claro ya cuáles son vuestras agujas ideales? Os dejo decidiros y pronto os hablaré de otros materiales para tejer a dos agujas como agujas auxiliares, separadores, contadores o protectores de puntas. ¡Que disfrutéis creando!

You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por darme tu opinión