Decoración

valentina

20:08


Valentina ya tiene su nombre de fieltro listo para decorar. Qué bien que les haya gustado este cuadro para lucir en la puerta de su habitación. Con colorido más fuerte que el de Paula, que podéis ver aquí y con letras en minúscula. 


Decoración

• búhos guardianes •

11:00



Los búhos son aves muy peculiares, a mí lo que más me llama la atención sobre ellas es ese giro de cabeza que debe impresionar verlo. Me encantan, pero imponen. Sin embargo estas no imponen, ¿verdad? Al menos esa no es la intención. Como ya os comentaba en esta entrada donde os enseñaba otras parejas en tonos rosas, están pensadas para decoración infantil, como la que por fin Paula tiene en su habitación, que podéis ver aquí.

Esta pareja decorará la habitación de Valentina, acompañada de otros animalitos. En concreto creo que va a ser la puerta de su nueva habitación donde se van a quedar. Qué ganas tengo de que sus padres lo reciban y me digan qué les parece, pero habrá que tener paciencia y esperar. Cuando ellos lo tengan os enseñaré el bastidor terminado con el nombre de fieltro.

Ganchillo/Crochet

▼ las zapatillas de casa ▼

10:30



Estas zapatillas de crochet siempre me recordaron a las típicas de bailarina, pero creo que son ligeramente más cómodas. Suaves como un guante para mimar los pies. ¿No dicen que es una parte muy importante? Pues que no se diga que no le dedicamos cuidados.

Seguramente si más de una abuela levantase la cabeza y viera que las modernas hasta hacemos zapatillas de ganchillo, se llevarían las manos a la cabeza y soltarían alguna que otra risotada. Quién les diría que no solo continuaríamos con esta técnica, sino que la aumentaríamos. Ya hacemos de todo, ¿verdad? Quedará algún complemento o alguna cosa que todavía estará por trabajar a crochet, pero es cuestión de un suspiro que alguien tenga la idea de hacerlo o convertirlo a crochet.


Hasta cubre teteras, cubre tazas, especie de fundas para las manzanas... lo cubrimos absolutamente todo de tejido. Estamos locas... locas por darle a la aguja y cualquier excusa nos vale para coger ovillo y aguja e inventarnos lo que sea para pasar un rato haciendo nudos. En realidad es genial, a mí me lo parece.

En septiembre del año pasado una de mis mejores amigas el día de su boda regalaba las típicas esparteñas para aliviarnos los pies a las chicas (sobre todo a quienes no solemos llevar tacones excepto en bodas y raras, rarísimas ocasiones) después de un buen rato de ir unos centímetros por encima de nuestra propia estatura. Ella fue más original, diseñó su propio sello y lo estampó en cada par de esparteñas. Me encantó.


Pero siempre se puede ir un poco más allá y ser más original. Qué caras de sorpresa nos encontraríamos al regalar estar zapatillas de crochet cuando probablemente todos se esperan los típicos regalos de boda. Me imagino una cesta multicolor con un montón de estas slippers tejidas a mano una a una y con un empaquetado personalizado y especial para el gran día de la pareja. Ahí queda la sugerencia hecha... 


Ganchillo/Crochet

mima sus pies ♥

10:30



¡Ay! Pero qué difícil es hacer fotos de patucos sin que un bebé los lleve puestos... Sé que se le puede meter guata para rellenar, pero después es un rollo quitarle esos pelillos que quedan. En fin, hecha la queja, procedo.

Es un gusto hacer estos mini-zapatitos. Mientras los hacía para el encargo que Susana me hizo, pensaba en esos piececitos que los iban a rellenar. Estos son de algodón 100% y son estilo francesitas. Son talla de 3 a 6 meses, pero tengo que ponerme a hacer de recién nacido, porque se avecinan unos cuantos a mi alrededor, lo que me hace sentirme bien feliz, por cierto.

Patucos de crochet fresquitos y cómodos para cuidar los pies de los más pequeños desde el principio, porque se lo merecen.